martes, junio 30, 2009

PARROQUIA DE GUATRACHÉ SUSPENDE CATEQUESIS HASTA AGOSTO


El Padre Sergio comunico a sus catequistas que dieran aviso a todos los niños que concurren a la catequesis y que hasta el mes de agosto se suspenda toda actividad de catequesis en la parroquia y que las Misas se celebrarán normalmente en los horarios de fin de semana (mientras no se mande lo contrario), pero los niños no tendrán obligación de asistir, dejando a los padres la libertad de mandar o no a los chicos a Misa. El párroco creyó conveniente la determinación ya que la Provincia adelantó las vacaciones de invierno para cuidar a los chicos ante una posible difusión del Virus de la gripe A.
A PARTIR DEL SÁBADO QUE VIENE SE EXPLICARÁ A LOS FIELES LA FORMA DE COMUNIÓN EN LA MANO QUE PARECE SER LA MAS APROPIADA PARA ESTE CASO.

lunes, junio 29, 2009

FELIZ DÍA BENEDICTO XVI

EN EL DÍA DEL PAPA LOS SACERDOTES DE LA DIÓCESIS CONCELEBRAN JUNTO AL OBISPO

Hoy a las 19:30 hs. el Obispo de La Pampa junto al Clero de su Diócesis concelebrará una Misa pidiendo por las Intenciones y la persona de Benedicto XVI. En el día de San Pedro y San Pablo en toda la Iglesia se celebra el día del Papa y los cristianos de todo el mundo demuestran su cariño y su adhesión al Santo Padre. El Obispo invitó a los sacerdotes con una carta en la que expresaba que es una oportunidad muy linda para encontrarnos unidos para rezar por quien timonea la barca de Pedro con la Pasión Misionera de Pablo. Además pidió que en todas las parroquias, los sacerdote que no pudieran asistir se reunieran con sus fieles a rezar por el Papa y todos sus proyectos pastorales. Recordó su resiente visita al Vaticano en donde tubo la oportunidad de acercarse al Santo Padre y apreciar su afabilidad, sabiduría y especial solicitud por toda las iglesias, además de su tenaz esfuerzo por mantener el diálogo ecuménico e interreligioso.

sábado, junio 27, 2009

FOTOS DEL CORPUS EN MIGUEL RIGLOS



El Padre Juan José Cueto impartiendo la Bendición con el Santísimo a los fieles de Miguel Riglos.

jueves, junio 25, 2009

EL VATICANO PIDE QUE NO SE LLAME "FETO" SINO NIÑO

El Vaticano quiere que al ser en gestación no se le denomine "feto" sino se le llame niño, y tiene su argumento: “En el nombre que damos está el juicio que tenemos de las cosas”, escribió en el diario oficial L’Osservatore Romano el neonatólogo italiano Carlo Bellieni, y explicó: “No se trata de revolucionar el vocabulario sino de llamar las cosas por su nombre”. El especialista sostuvo que la distinción entre los términos “niño”, que se utiliza para denominar al hijo nacido, y “feto”, que se restringe a la fase anterior al parto, es reciente.El neonatólogo se encargó, además, de detallar su idea del feto: “La luz ya se filtra en parte a través del útero, el niño ya oye sonidos, se chupa el pulgar, tiene hipo, tiene un corazón que funciona a la perfección y un cerebro que elabora sensaciones e incluso sueña y siente el dolor”. Por eso, a su juicio, la utilización generalizada de la palabra “feto” es “estigmatizante”.Para reforzar su teoría, el experto se remonta a los escritos del artista Leonardo Da Vinci, que estudió en profundidad la anatomía del ser humano en todas sus fases. “Una misma alma gobierna estos dos cuerpos, y los deseos y los miedos y los dolores son comunes, ya sea a esta criatura como a todos los demás miembros animados”, anotó alguna vez Da Vinci al costado de uno de sus bocetos.Según Bellieni, lo que impresiona de estas notas es que “nunca aparece la palabra feto” sino que el artista se refiere a “esta criatura” con la palabra “hijito” o “amorcito” (en italiano), término con el que las artes plásticas se refieren al niño alado que representa a Cupido.

29 DE JUNIO MISA CONCELEBRADA EN CATEDRAL


El Obispo Mario Poli invitó a todos los sacerdotes de la Diócesis a concelebrar la Misa del 29 de Junio "Solemnidad de San Pedro y San Pablo". La misma celebrará a las 19:00 hs. con el propósito de unirse en oración por la persona del Santo Padre, el Papa Benedicto XVI, al mismo tiempo que se pedirá por sus intenciones y proyectos misioneros para con toda la Iglesia, en este año Sacerdotal. El Obispo termina la carta de invitación de esta manera: " Nos sobran motivos para que esta Solemnidad nos encuentre unidos para rezar por quien hoy timonea la barca de Cristo con la pasión misionera de Pablo. Están todos invitados, aunque se que las distancias de nuestra Diócesis muchas veces dificultan la presencia. En tal caso, se unirán fervorosamente a estas intenciones, convocando a los fieles para esa oportunidad... inviten a sus comunidades, para que esta Eucaristía ponga de manifiesto nuestro cariño, afecto y decidida adhesión a las enseñanzas y a los gestos del Vicario de Cristo."

martes, junio 23, 2009

10 AÑOS DE SACERDOTE

El Jueves 25 de Junio cumplen 10 años de sacerdotes los Padres Pablo Cesar Borgogno y Sergio Soria. El Padre Pablo nació en la localidad de Intendente Alvear y cursó el seminario para la formación sacerdotal en Rosario y en San Luis. El Padre Sergio nació en Las Parejas ( Sta. Fe) y se formó para el sacerdocio en Rosario y San Luis. Fueron Ordenados como diáconos el 19 de marzo de 1999 y el 25 de Junio como Presbíteros de la Iglesia Católica por manos de Mons. Rinaldo Fidel Bredice, el cuarto Obispo de la Diócesis. El Padre Pablo celebró su primer Misa en la Localidad de Intendente Alvear acompañado de su comunidad y sus familiares el 27 de junio a las 19:00 hs. El Padre Sergio Celebró en su comunidad de Las Parejas el 4 de Julio a las 19:00 hs. Desde su ordenación el padre Pablo fue Vicario Parroquial de la parroquia Santa Elena de Ingeniero Luiggi y actualmente es párroco de la parroquia San José de Alpachiri. El Padre Sergio fue Vicario Parroquial de Nuestra Señora de Luján en Santa Rosa, Vicario Parroquial de Nuestra Señora de Luján en Catriló, Administrador parroquial de la Iglesia de San José en Bernasconi y actualmente párroco de la parroquia San Francisco Javier de Guatraché.

CUANDO SE PIENSA...


CUANDO SE PIENSA..... Cuando se piensa, que ni la Santísima Virgen puede hacer lo que un sacerdote;Cuando se piensa que ni los ángeles, ni los arcángeles, ni Miguel, ni Gabriel, ni Rafael, ni prícnipe alguno de aquellos que vencieron a Lucifer pueden hacer lo que un sacerdote;Cuando se piensa que Nuestro Señor Jesucristo, en la última Cena, realizó un milagro más grande que la creación del universo con todos sus esplendores y fue convertir el pan y el vino en su Cuerpo y su Sangre para alimentar al mundo; y que este portento, ante el cual se arrodillan los angeles y los hombres, puede repetirlo cada día un sacerdote;Cuando se piensa en el otro milagro que solamente un sacerdote puede realizar: perdonar los pecados, y que lo que él ata en el fondo de su humilde confesonario, Dios, obligado por su propia palabra lo ata en el Cielo, y que lo que él desata, en el mismo instante lo desata Dios;Cuando se piensa que la humanidad se ha redimido y que el mundo subsiste porque hay hombres y mujeres que se alimentan cada día de ese Cuerpo y de esa Sangre redentora que sólo un sacerdote puede realizar;Cuando se piensa que el mundo moriría de la peor hambre si llegara a faltarle ese poquito de pan y ese poquito de vino;Cuando se piensa que eso pude ocurrir, porque están faltando las vocaciones sacerdotales; y que cuado eso ocurra se conmoverán los cielos y estallará la tierra como si la mano de Dios hubiera dejado de sostenerla; y las gentes aullarán de hambre y de angustia, y pedirán ese pan y no habrá nadie que se los dé; y pedirán la absolución de sus culpas, y no habrá quien las absuelva, y morirán con los ojos abiertos por el mayor de los espantos;Cuando se piensa que un sacerdote hace más falta que un rey, más que un militar, más que un banquero, más que un médico, más que un maestro pues él puede reemplazar a todos y ninguno puede reemplazarlo a él;Cuando se piensa que un sacerdote que celebra en el altar tiene una dignidad infinitamente mayor que un rey y que no es ni un símbolo, ni siquiera un embajador de Cristo sino que es Cristo mismo que está allí, repitiendo el mayor milagro de Dios;Cuando se piensa todo esto, uno comprende la inmensa necesidad de fomentar las vocaciones sacerdotales:Uno comprende el afán con que en tiempos antiguos, cada familia nasiaba que de su seno brotase, como una vara de nardo, una vocación sacerdotal;Uno comprende el inmeso respeto que los pueblos tenían por los sacerdotes, lo que se reflejaba en sus leyes;Uno comprende que el peor crimen que puede cometer alguien es impedir o desalentar una vocación;Uno comprende que provocar una apostasía es ser como Judas y vender a Cristo de nuevo;Uno comprende que si un padre o una madre obstruyen la vocación sacerdotal de un hijo, es como si renunciaran a un título de nobleza incomparable;Uno comprende que más que una iglesia, y más que una escuela, y más que un hospital, es un seminario o un noviciado;Uno comprende que dar para construir o mantener un seminario o un noviciado es multiplicar los nacimientos del Redentor;Uno comprende que dar para costear los estudios de un jóven seminarista o de un novicio es allanar el camino por donde ha de llegar al altar un hombre, que durante media hora, cada día, será mucho más que todas las dignidades de la tierra, y que todos los santos del cielo, pues será Cristo mismo, sacrificando su Cuerpo y su Sangre, para alimentar al mundo.HUGO WAST

domingo, junio 21, 2009

ORACION OFICIAL DEL AÑO SACERDOTAL


Señor Jesús:
En San Juan María Vianney Tu has querido dar a la Iglesia la imagen viviente y una personificación de tu caridad pastoral.Ayúdanos a bien vivir en su compañía, ayudados por su ejemplo en este Año Sacerdotal.Haz que podamos aprender del Santo Cura de Ars delante de tu Eucaristía; aprender cómo es simple y diaria tu Palabra que nos instruye, cómo es tierno el amor con el cual acoges a los pecadores arrepentidos, cómo es consolador abandonarse confidencialmente a tu Madre Inmaculada, cómo es necesario luchar con fuerza contra el Maligno.

YouTube - Papa inaugura Año Sacerdotal

YouTube - Papa inaugura Año Sacerdotal

sábado, junio 20, 2009

"¿QUIERES REZAR POR UN SACERDOTE?" GUATRACHÉ


"¿Quieres Rezar por un sacerdote?", fue la propuesta hecha por el padre Sergio a su comunidad en Guatraché, en la que, en ocasión del Año Sacerdotal, invitó a los parroquianos a adoptar espiritualmente a un sacerdote de la diócesis para rezar por él ofreciendo rosarios y misas por su santidad y la fidelidad al ministerio. En la entrada de la Parroquia se expuso una cartelera con sobres serrados que contenían el nombre de un sacerdote de la Diócesis y el lugar donde trabajan para que el matrimonio, familia o persona que lo tomara se comprometiera personalmente a ofrecer a Dios las oraciones conveniente por la santificación de su ministerio. La idea fue aceptada con mucha alegría entre los feligreses y en la primer Misa del fin de Semana desaparecieron todos los sobres de la cartelera, el Padre Sergio repuso para las Misas de Domingo más sobres con los nombres de los sacerdotes para ser adoptados espiritualmente por una familia. El sacerdote de Guatraché invitó a rezar por todos, pero que era una linda manera de celebrar el año sacerdotal hacernos cargo de uno y pedir por ese que nos toque, aunque lo conozcamos poco, es un sacerdote nuestro, de nuestra Diócesis y que necesita de nuestras oraciones. Linda idea para hacerla en todas nuestras parroquias.

COMENZO EL AÑO SACERDOTAL



Ciudad del Vaticano, 19 de Junio de 2009


En la apertura del año sacerdotal el papa nos decia:“Nada hace sufrir más a la Iglesia que los pecados de sus pastores, sobre todo de aquellos que se convierten en ‘ladrones de ovejas’, o porque las desvían con sus doctrinas privadas, o porque las atan con los lazos del pecado y de muerte”, advirtió el papa Benedicto XVI al presidir hoy en la basílica de San Pedro la celebración de las segundas vísperas de la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, en ocasión de la apertura del Año Sacerdotal. El Pontífice recordó que también para los sacerdotes vale el llamado a la conversión y al recurso de la Misericordia Divina, por lo cual los convocó a “dirigir con humildad incesante la súplica al corazón de Jesús para que nos preserve del terrible riesgo de dañar a aquellos a quienes hemos sido llamados a salvar”. Tras recordar su paso por la capilla del Coro para venerar la reliquia del Santo Cura de Ars, de quien aseguró tenía “un corazón inflamado de amor divino”, destacó cómo este santo “se conmovía al pensamiento de la dignidad del sacerdote y hablaba a los fieles con acentos tocantes y sublimes, afirmando: ‘después de Dios, el sacerdote es todo”. “Cultivemos, queridos hermanos, esta misma conmoción, ya sea para cumplir nuestro ministerio con generosidad y dedicación, ya sea para custodiar en el alma un verdadero ‘temor de Dios’: el temor de poder privar de tanto bien, por nuestra negligencia o culpa, las almas que nos han sido confiadas o de poderlas –¡Dios no lo permita!- dañar”, insistió. Por último, Benedicto XVI sostuvo que “la Iglesia tiene necesidad de sacerdotes santos; de ministros que ayuden a los fieles a experimentar el amor misericordioso del Señor y sean sus testigos convencidos”. Con esta celebración y la posterior adoración eucarística, el Papa dio por inaugurado el Año Sacerdotal, que lleva por lema “Fidelidad de Cristo, fidelidad del sacerdote". En la basílica de San Pedro se expondrá en este tiempo el corazón del Santo Cura de Ars traído para esa ocasión por el obispo de Belley-Ars, monseñor Guy Bagnard. El Pontífice clausurará este año jubilar el 19 de junio de 2010 tomando parte en el "Encuentro Mundial Sacerdotal", que tendrá lugar en la Plaza de San Pedro. A lo largo de este año jubilar Benedicto XVI proclamará a San Juan María Vianney "Patrono de todos los sacerdotes del mundo". Se publicará además el "Directorio para los confesores y directores espirituales", junto a una recopilación de textos del pontífice sobre temas esenciales de la vida y de la misión sacerdotal en nuestra época. La Congregación para el Clero, de acuerdo con los ordinarios diocesanos y los superiores de los institutos religiosos, promoverá y coordinará las diversas iniciativas espirituales y pastorales para subrayar la importancia del papel y de la misión del sacerdote en la Iglesia y en la sociedad contemporánea, así como la necesidad de potenciar la formación permanente de los sacerdotes, ligándola a la de los seminaristas.+

TESTIMONIO DE UNA JÓVEN DE GRAL. PICO

Hola como estas? tus cosas, hay alguien que te esta llamando..........
su nombre.......... averiguarlo vos mismo, cuando termines de leer este mail.

Te cuento que yo estuve mucho tiempo alejada de la iglesia, y anduve caminos de soledad, tristeza, dolor, angustia, y mil ausencias, indignidad, confusión, que mas... durante estos años, y el año pasado, por que Dios lo quería asi, por medio de una amiga, llegue a un grupo que se llama RENOVACION CARISMATICA.

Un grupo en la iglesia católica muy alegre, una comunidad especial, diferente, amorosa, que me contiene, sabes porque, porque adoramos a un CRISTO VIVO que por medio de su ESPIRITU SANTO nos da la alegría de la vida, la felicidad de ser Criaturas del SEÑOR, yo solo quería invitarte, para compartir esta alegría que EL SEÑOR me da, mi vida cambio, JESUS vive en la comunidades, yo no se si vos perteneces a algún movimiento dentro de la IGLESIA CATOLICA, tampoco se como son tus tiempos, seguramente estas re mil ocupada, como el SEÑOR, con tu vida, en cada momento, lo que si se es que el SEÑOR te esta esperando, como me esperaba a mi, DIOS TE AMA, Y TE ELIGIO, desde el día que fuiste concebida, bueno espero estes muy bien.

DIOS TE BENDIGA MUCHO, y te dejo todos los horarios de los grupos de ORACION, el que voy yo es el de jueves a las 20 y 30, es en la parroquia del centro en NUESTRA SEÑORA DE LA MERCED, en una habitación, al lado del ALTAR CENTRAL, bueno estas invitada, si este horario no te conviene, fíjate en la lista, y date una vuelta en el dia que puedas, yo te aseguro que el SEÑOR VIVE EN LA ORACION, y te esta esperando, EL fue el motor que me llevo a escribir este mail. si conoces a alguien que le puede ayudar este mensaje, reenvíalo, no como una cadena, sino con el corazón.

DIOS TE BENDIGA MUCHO!!!!

GRUPOS DE ORACION en GRAL PICO:

· Lunes 14:30hs. CAPILLA SAN CAYETANO (calle 24 esq. 115)

· Martes 17:30hs. CAPILLA MARIA AUXILIADORA (calle 8 e/ 103 y 105)

· Miércoles 17:30hs. Pquia. Ntra. Sra. de POMPEYA (calle 29 esq. 36)

Jueves 20:45hs. Pquia. Ntra. Sra. de LA MERCED

(calle 18 e/ 9 y 11)

21:00hs. CAPILLA Ntra. Sra. DE LUJAN (Avda. San Martín y 27)

· Viernes 15:00hs. CAPILLA DON BOSCO (calle 7 e/ 120 y 122)

18.30hs COLEGIO SANTA INES

(Avda. San Martín e/ 15 y 17)

· Sábado 19:00hs. Pquia. Ntra. Sra. de POMPEYA (Jóvenes) (calle 29 esq. 36)

viernes, junio 19, 2009

jueves, junio 18, 2009

DEVOCION AL SAGRADO CORAZON


La devoción al Sagrado Corazón no es sino una forma especial de devoción a Jesús. Al esclarecer su objeto, sus fundamentos y sus actos propios conoceremos qué es exactamente y qué hace distinta a esta devoción.
(1) El objeto especial de la devoción al Sagrado CorazónLa naturaleza de esta cuestión es ya de por si compleja y las dificultades que nacen a causa de la terminología la hacen aún más compleja. Sin profundizar en términos que son extremadamente técnicos, estudiaremos las ideas en si mismas y, con el fin de pronto saber dónde estamos, nos detendremos en el significado y en el uso que se da a la palabra corazón en el lenguaje normal.
(a) La palabra corazón despierta en nosotros, antes que nada, la idea del órgano vital que palpita en nuestro pecho y del que sabemos, aunque quizás vagamente, que está íntimamente conectado no sólo con nuestra vida física, sino también con nuestra vida moral y emocional Tal relación explica, también, que el corazón de carne sea universalmente aceptado como emblema de nuestra vida moral y emocional, y que por asociación, la palabra corazón ocupe el sitio que tiene en el lenguaje simbólico y que esa palabra se aplique igualmente a las cosas mismas que son simbolizadas por el corazón. (Cfr. Jr 31, 33; Dt 6, 5; 29, 3; Is 29, 13; Ez 36, 26; Mt 6, 21; 15, 19; Lc 8, 15; Rm 5, 5; Catecismo de la Iglesia Católica, nos. 368, 2517, N.T.). Pensemos, por ejemplo, en expresiones como "abrir nuestro corazón", "entregar el corazón", etc. Llega a pasar que el símbolo es despojado de su significado material y en vez del signo se percibe sólo lo que es significado. De igual manera, en el lenguaje corriente la palabra alma ya no despierta la idea de aliento, y la palabra corazón sólo nos trae a la mente las ideas de valor o amor. Claro que aquí hablamos de figuras del lenguaje o de metáforas, más que de símbolos. El símbolo es un signo real, mientras que la metáfora es sólo un signo verbal. El símbolo es algo que significa algo distinto de si mismo, mientras que la metáfora es una palabra utilizada para dar a entender algo distinto de su significado propio. Por último, en el lenguaje normal, nosotros pasamos continuamente de la parte al todo y, gracias a una forma muy natural de hablar, usamos la palabra corazón para referirnos a la persona. Todas estas ideas nos ayudarán a determinar el objeto de la devoción al Sagrado Corazón.
(b) El problema comienza cuando se debe distinguir entre los significados material, metafórico y simbólico de la palabra corazón. Se trata de saber si el objeto de la devoción es el corazón de carne, como tal, o el amor de Jesucristo significado metafóricamente por la palabra corazón, o el corazón de carne en cuanto símbolo de la vida emocional y moral de Jesús, especialmente de su amor hacia nosotros. Afirmamos que se da debido culto al corazón de carne en cuanto éste simboliza y recuerda el amor de Jesús y su vida emocional y moral (Cfr. Pío XII, encíclica "Haurietis Aquas", 18,21,24, N.T.).De tal forma, aunque la devoción se dirige al corazón material, no se detiene ahí: incluye el amor, ese amor que constituye su objeto principal pero que únicamente se alcanza a través del corazón de carne, símbolo y signo de ese amor. La devoción al solo Corazón de Jesús, tomado éste como una parte noble de su divino cuerpo, no sería equivalente a la devoción al Sagrado Corazón tal y como la entiende y aprueba la Iglesia. Y lo mismo se puede decir de la devoción al amor de Jesús, como si se tratara de una parte separada de su corazón de carne, o sin más relación con este último que la sugerida por una palabra tomada en su sentido metafórico. (Cfr. Gaudium et Spes, 22,2, N.T.) Pues hay que considerar que en esta devoción existen dos elementos: uno sensible, el corazón de carne, y uno espiritual, el que es representado y traído a la mente por el corazón de carne. Estos dos elementos no son dos objetos distintos, simplemente coordinados, sino que realmente constituyen un objeto solo, del mismo modo como lo hacen el alma y el cuerpo, y el signo y la cosa significada. De esos dos elementos el principal es el amor, que es la causa y la razón de la existencia de la devoción, tal como el alma es el elemento principal en el hombre. Consecuentemente, la devoción al Sagrado Corazón puede ser definida como una devoción al Corazón Adorable de Jesucristo en cuanto él representa y recuerda su amor. O, lo que equivale a lo mismo, se trata de la devoción al amor de Jesucristo en cuanto que ese amor es recordado y simbólicamente representado por su corazón de carne (Cfr. Encíclica de S.S. León XIII, Annum Sacrum; Catecismo de la Iglesia Católica nos. 479, 609. N.T.).
(c) La devoción está basada totalmente en el simbolismo del corazón. Es este simbolismo lo que de da su significado y su unidad, y su fuerza simbólica queda admirablemente completada al ser representado el corazón como herido. Como el Corazón de Jesús se nos presenta como el signo sensible de su amor, la herida visible en el Corazón nos recuerda la invisible herida de su amor ("Sólo el corazón de Cristo, que conoce las profundidades del amor de su Padre, pudo revelarnos el abismo de su misericordia de una manera tan llena de simplicidad y de belleza", Catecismo de la Iglesia Católica, 1439, N.T.). Ese simbolismo también nos deja en claro que la devoción, si bien concede al corazón un lugar especial, poco está interesada en los detalles anatómicos. Dado que en las imágenes del Sagrado Corazón la expresión simbólica debe predominar sobre todo lo demás, no se busca nunca la congruencia anatómica; ésta afectaría negativamente la devoción al debilitar la evidencia del simbolismo. Es de primera importancia que el corazón como emblema se pueda distinguir del corazón anatómico; lo apropiado de la imagen debe ser favorable a la expresión de la idea. En una imagen del Sagrado Corazón es necesario un corazón visible, pero éste debe ser, además de visible, simbólico. Y se puede afirmar algo semejante en el ámbito de la fisiología, porque el corazón de carne que constituye el objeto de la devoción, y que debe dejar ver el amor de Jesús, es el Corazón de Jesús, el Corazón real, viviente, que en verdad amó y sufrió; el que, como lo experimentamos en nuestros corazones, tuvo relación con las emociones y la vida moral de Cristo; el que, por el conocimiento, así sea rudimentario, que tenemos a partir de las operaciones de nuestra propia vida humana, jugó igual papel en las operaciones de la vida del Maestro. Sin embargo, la relación entre el Corazón y el Amor de Cristo no tiene un carácter puramente convencional, como es el caso entre la palabra y la cosa, o entre la bandera y el país que ésta representa. Ese Corazón ha estado y está inseparablemente vinculado con la vida de Cristo, vida de bondad y amor. Basta, empero, que en nuestra devoción simplemente conozcamos y sintamos esta relación tan íntima. No tenemos porqué preocuparnos por la anatomía del Sagrado Corazón, ni con determinar cuáles son sus funciones en la vida diaria. Sabemos que el simbolismo del corazón se funda en la realidad y que constituye el objeto de nuestra devoción al Sagrado Corazón, la cual no está en peligro de caer en el error.
(d) El corazón es, antes que nada, el emblema del amor y es precisamente esa característica la que define naturalmente a la devoción al Sagrado Corazón. Es más, ya que la devoción se dirige al amante Corazón de Jesús, ella debe abarcar todo aquello que es abrazado por ese amor. Y, en ese contexto, ¿no fue ese amor la causa de toda acción y sufrimiento de Cristo?. ¿No fue su vida interior, más que la exterior, dominada por ese amor? Por otro lado, teniendo la devoción al Sagrado Corazón como objeto al Corazón viviente de Jesús, eso mismo familiariza al devoto con toda la vida interna del Maestro, con sus virtudes y sentimientos y, finalmente, con Jesús mismo, infinitamente amante y amable. Consecuentemente, de la devoción al Corazón amante se procede, primero, al conocimiento íntimo de Jesús, de sus sentimientos y virtudes, de toda su vida emocional y moral; del Corazón amante se extiende a las manifestaciones de su amor. Hay otra forma de extensión que, teniendo la misma significación, se realiza, sin embargo, de diverso modo, pasando del Corazón a la Persona. Transición que, por otra parte, es algo que se realiza naturalmente. Cuando hablamos de un "gran corazón" siempre hacemos alusión a una persona, del mismo modo que cuando mencionamos el Sagrado Corazón nos referimos a Jesús. Esto no sucede porque ambas cosas sean sinónimas sino porque la palabra corazón se utiliza para indicar una persona, y esto es posible porque expresamos que tal persona está relacionada con su propia vida moral y emocional. Del mismo modo, cuando nos referimos a Jesús como el Sagrado Corazón, lo que en realidad queremos expresar es al Jesús que manifiesta su Corazón, el Jesús amante y amable. Jesús entero queda recapitulado en su Corazón Sagrado, al igual que todas las cosas son recapituladas en Jesús.
(e) Tal entrega a Jesús, amante y amable, lleva al devoto a darse cuenta que su divino amor ha sido y continúa siendo rechazado. Dios continuamente se lamenta de ello en las Sagradas Escrituras; los santos siempre han escuchado en sus corazones la queja de ese amor no correspondido. Una de las fases esenciales de la devoción es la percepción de que el amor de Jesús por nosotros es ignorado y despreciado. El mismo Jesús reveló esa verdad a Santa Margarita María Alacoque, ante la que se quejó de ello amargamente.
(f) Este amor se manifiesta claramente en Jesús y en su vida, y únicamente ese amor puede explicar a Jesús, así como sus palabras y obras. Empero, su amor brilla más resplandeciente en ciertos misterios a través de los que nos llegan grandes bienes, y en los cuales Jesús se manifiesta más generoso en la entrega de si mismo. Podemos pensar, por ejemplo, en la Encarnación, la Pasión y la Eucaristía. Estos misterios, además, tienen un lugar especial en la devoción que, buscando a Jesús y los signos de su amor y su gracia, los encuentra aquí con una intensidad mayor que en cualquier evento particular.
(g) Ya se dijo arriba que la devoción al Sagrado Corazón, dirigida al Corazón de Jesús como emblema de su amor, pone especial atención a su amor por la humanidad. Lógicamente, esto no excluye su amor a Dios, pues está incluido en su amor por los hombres. Se trata, entonces, de la devoción al "Corazón que tanto ha amado a los hombres", según las palabras citadas por Santa Margarita María.
(h) Por último, surge la pregunta de si el amor al que honramos con esta devoción es el mismo con el que Jesús nos ama en cuanto hombre o se trata de aquel con el que nos ama en cuanto Dios. O sea, si se trata de un amor creado o de uno increado; de su amor humano o de su amor divino. Sin lugar a dudas se trata del amor de Dios hecho hombre, el amor del Verbo Encarnado. Ningún devoto separa estos dos amores, como tampoco separa las dos naturalezas de Cristo (Cfr. Catecismo de la Igesia Católica, No. 470, N.T.). Y aunque quisiésemos debatir este punto y solucionarlo a toda costa, sólo encontraremos que hay diferentes opiniones entre los autores. Algunos, por considerar que el corazón de carne sólo puede vincularse con el amor humano, concluyen que no puede simbolizar el amor divino que, a su vez, no es propio de la persona de Jesús y que, por tanto, el amor divino no puede ser objeto de la devoción. Otros afirman que el amor divino no puede ser objeto de la devoción si se le separa del Verbo Encarnado, o sea que sólo es tal cuando se le considera como el amor del Verbo Encarnado y no ven porqué no pueda ser simbolizado por el corazón de carne ni porqué la devoción debiera circunscribirse solamente al amor creado.
(2) Fundamentos de la devociónEsta cuestión puede ser estudiada bajo tres aspectos: el histórico, el teológico y el científico.
(a) Fundamentos históricosAl aprobar la devoción al Sagrado Corazón, la Iglesia no simplemente confió en las visiones de Santa Margarita María, sino que, haciendo abstracción de ellas, examinó el culto en si mismo. Las visiones de Santa Margarita María podían ser falsas, pero ello no debía repercutir en la devoción, haciéndola menos digna o firme. Sin embargo, el hecho es que la devoción se propagó principalmente bajo la influencia del movimiento que se inició en Paray-le-Monial. Antes de su beatificación, las visiones de Santa Margarita María fueron críticamente examinadas por la Iglesia, cuyo juicio, en tales casos, aunque no es infalible, sí implica una certeza humana suficiente para garantizar las palabras y acciones que se sigan de él.
(b) Fundamentos teológicosEl Corazón de Jesús merece adoración, como lo hace todo lo que pertenece a su persona. Pero no la merecería si se le considerase como algo aislado o desvinculado de ésta. Definitivamente, al Corazón de Jesús no se le considera de ese modo, y Pio VI, en su bula de 1794, "Auctorem fidei", defendió con su autoridad este aspecto de la devoción contra las calumnias jansenistas. Si bien el culto se rinde al Corazón de Jesús, va más allá del corazón de carne, para dirigirse al amor cuyo símbolo expresivo y vivo es el corazón. No se requiere justificar la devoción acerca de esto. Es la Persona de Jesús a quien se dirige, y esta Persona es inseparable de su divinidad. Jesús, la manifestación viviente de la bondad de Dios y de su amor paternal; Jesús, infinitamente amable y amante, visto desde la principal manifestación de su amor, es el objeto de la devoción al Sagrado Corazón, del mismo modo que lo es de toda la religión cristiana. La dificultad reside en la unión del corazón y el amor, y en la relación que la devoción supone que existe entre ambos. Pero, ¿no es esto un error que ya ha sido superado hace mucho?. Sólo queda por ver si la devoción, bajo este aspecto, está bien fundamentada.
(c) Fundamentos filosóficos y científicosEn este aspecto ha habido cierta falta de certeza entre los teólogos. No obviamente en lo tocante a la base del asunto, sino en lo que respecta a las explicaciones. En ocasiones ellos han hablado como si el corazón fuera el órgano del amor, aunque este punto no tiene relación con la devoción, para la cual basta que el corazón sea el símbolo del amor y sobre ello no cabe duda: sí hay una vinculación real entre el corazón y las emociones. Nadie niega el hecho de que el corazón es símbolo del amor y todos experimentamos que el corazón se convierte en una especie de eco de nuestros sentimientos. Un estudio de esta especie de resonancia sería muy interesante, pero no le hace falta a la devoción, ya que es un hecho atestiguado por la experiencia diaria; un hecho del cual la medicina puede dar razones y explicar las condiciones, pero que no es parte del presente estudio, ni su objeto requiere ser conocido por nosotros.
(3) El acto propio de la devociónEl objeto mismo de la devoción exige un acto apropiado, si se considera que la devoción al amor de Jesús por nosotros debe ser, antes que nada, una devoción al amor a Jesús. Su característica debe ser la reciprocidad del amor; su objeto es amar a Jesús que nos ama tanto; pagar amor con amor. Más aún, habida cuenta que el amor de Jesús se manifiesta al alma devota como despreciado y airado, sobre todo en la Eucaristía, el amor propio de la devoción deberá manifestarse como un amor de reparación. De ahí la importancia de los actos de desagravio, como la comunión de reparación, y la compasión por Jesús sufriente. Mas ningún acto, ninguna práctica, puede agotar las riquezas de la devoción al Sagrado Corazón. El amor que constituye su núcleo lo abraza todo y, entre más se le entiende, más firmemente se convence uno de que nada puede competir con él para hacer que Jesús viva en nosotros y para llevar a quien lo vive a amar a Dios, en unión con Jesús, con todo su corazón, su alma y sus fuerzas.

martes, junio 16, 2009

domingo, junio 14, 2009

Feliz DIA DEL CORPUS


sábado, junio 13, 2009

EL PAPA BENEDICTO NOS ENSEÑA EN LA SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI

Queridos hermanos y hermanas:

Estas palabras, que pronunció Jesús en la Última Cena, se repiten cada vez que se renueva el sacrificio eucarístico. Las acabamos de escuchar, en el Evangelio de Marcos, y resuenan con una singular potencia evocadora hoy, solemnidad del Corpus Christi. Nos llevan espiritualmente al Cenáculo, nos hacen revivir el clima espiritual de aquella noche cuando, al celebrar la Pascua con los suyos, el Señor, en el misterio, anticipó el sacrificio que se consumaría el día después sobre la cruz. La institución de la Eucaristía se nos presenta de este modo como anticipación y aceptación por parte de Jesús de su muerte. Escribe san Efrén de Siria: "Durante la cena, Jesús se inmoló así mismo; en la cruz Él fue inmolado por los otros" (Cf. Himno sobre la crucifixión 3,1).
"Esta es mi sangre". Es clara aquí la referencia al lenguaje empleado para los sacrificios de Israel. Jesús se presenta a sí mismo como verdadero y definitivo sacrificio, en el cual se realiza la expiación de los pecados que, en los ritos del Antiguo Testamento, no se habían cumplido nunca totalmente. A esta expresión le siguen otras dos muy significativas. Ante todo, Jesucristo dice que su sangre "es derramada por muchos" con una comprensible referencia a los cantos del Siervo, que se encuentran en el libro de Isaías (Cf. capítulo 53). Al añadir "sangre de la alianza", Jesús manifiesta además que, gracias a su muerte, se realiza la profecía de la nueva alianza fundada en la fidelidad y el amor infinito del Hijo hecho hombre, una alianza, por tanto, más fuerte que todos los pecados de la humanidad. La antigua alianza había sido sancionada en el Sinaí con un rito de sacrificio de animales, como hemos escuchado en la primera lectura y el pueblo elegido, liberado de la esclavitud de Egipto, había prometido seguir todos los mandamientos dados por el Señor (Cf. Éxodo 24, 3).

En verdad, Israel desde el comienzo, con la construcción del becerro de oro, se mostró incapaz de mantenerse fiel al pacto divino, que de hecho, transgredió muy a menudo, adaptando a su corazón de piedra la Ley que debería haberle enseñado el camino de la vida. Sin embargo, el Señor no faltó a su promesa y, por medio de los profetas, se preocupó en recordar la dimensión interior de la alianza y anunció que iba a escribir una nueva en los corazones de sus fieles (Cf. Jeremías 31,33), transformándolos con el don del Espíritu (Cf. Ezequiel 36, 25-27). Y fue durante la Última Cena cuando estableció con los discípulos esta nueva alianza, confirmándola no con sacrificios de animales, como ocurría en el pasado, sino con su sangre, que se convirtió "sangre de la nueva alianza".

Ello se evidencia en la segunda lectura, tomada de la Carta a los Hebreos, donde el autor sagrado declara que Jesús es "mediador de una Nueva Alianza" (9,15). Lo es gracias a su sangre o, con mayor exactitud, gracias a su inmolación, que da pleno valor al derramamiento de su sangre. En la cruz, Jesús es al mismo tiempo víctima y sacerdote: víctima digna de Dios, porque está sin mancha, y sumo sacerdote que se ofrece a sí mismo, bajo el impulso del Espíritu Santo, e intercede por toda la humanidad. La Cruz es, por lo tanto, misterio de amor y de salvación, que nos purifica la conciencia de las "obras muertas", es decir de los pecados, y nos santifica esculpiendo la alianza nueva en nuestro corazón; la Eucaristía, renovando el sacrificio de la Cruz, nos hace capaces de vivir fielmente la comunión con Dios.

Queridos hermanos y hermanas. Os saludo a todos con afecto, empezando por el cardenal vicario y los demás cardenales y obispos presentes, como el pueblo elegido reunido en la asamblea del Sinaí, también nosotros esta tarde queremos reiterar nuestra fidelidad al Señor. Hace algunos días, abriendo el encuentro diocesano anual, he recordado la importancia de permanecer, como Iglesia, a la escucha de la Palabra de Dios en la oración y escrutando las Escrituras, especialmente con la práctica de la lectio divina, es decir, de la lectura meditada y adorante de la Biblia. Sé que se han promovido tantas iniciativas al respecto en las parroquias, en los seminarios, en las comunidades religiosas, en las cofradías, asociaciones y movimientos apostólicos, que enriquecen a nuestra comunidad diocesana. A los miembros de estos múltiples organismos eclesiales les dirijo mi saludo fraterno. Vuestra presencia tan numerosa en esta celebración, queridos amigos, muestra que nuestra comunidad, caracterizada por una pluralidad de culturas y de experiencias diversas, Dios la plasma como a "su" Pueblo, como el único Cuerpo de Cristo, gracias a nuestra sincera participación en la doble mesa de la Palabra y de la Eucaristía. Alimentados con Cristo, nosotros, sus discípulos, recibimos la misión de ser "el alma" de esta, nuestra ciudad (Cf. Carta a Diogneto, 6: ed. Funk, I, p. 400; ver también Lumen Gentium, 38), fermento de renovación, pan "partido" para todos, sobre todo para quienes viven situaciones de malestar, de pobreza, de sufrimiento físico y espiritual. Nos volvemos testigos de su amor.

Me dirijo particularmente a vosotros, queridos sacerdotes, que Cristo ha elegido para que junto con Él podías vivir vuestra vida como sacrificio de alabanza por la salvación del mundo. Sólo de la unión con Jesús podéis obtener esa fecundidad espiritual que es generadora de esperanza en vuestro ministerio pastoral. Recuerda san León Magno que "nuestra participación en el cuerpo y la sangre de Cristo sólo tiende a volvernos en aquello que recibimos" (Sermón 12, De Passione 3, 7, PL 54). Si ello es verdad para cada cristiano, lo es con mayor razón para nosotros los sacerdotes. ¡Ser Eucaristía! Que éste sea, precisamente, nuestro constante anhelo y compromiso, para que al ofrecimiento del cuerpo y de la sangre del Señor que hacemos en el altar, se acompañe el sacrificio de nuestra existencia. Cada día, tomamos del Cuerpo y de Sangre del Señor aquel amor libre y puro que nos hace dignos ministros de Cristo y testigos de su alegría. Es lo que los fieles esperan del sacerdote: el ejemplo, es decir, de una auténtica devoción a la Eucaristía; aman verlo transcurrir largas pausas de silencio y de adoración ante Jesús, como hacía el santo cura de Ars, que vamos a recordar, de forma particular, durante el ya inminente Año Sacerdotal.

San Juan María Vianney amaba decir a sus parroquianos: "Venid a la comunión... Es verdad que no sois dignos de ella, pero la necesitáis" (Bernad Nodet, Le curé d'Ars. Sa pensée - Son coeur, editorial Xavier Mappus, París 1995, p. 119). Con la conciencia de ser indignos por causa de los pecados, pero necesitados de alimentarnos con el amor que el Señor nos ofrece en el sacramento eucarístico, renovemos esta tarde nuestra fe en la presencia real de Cristo en la Eucaristía ¡No hay que dar por descontada nuestra fe! Hoy se da el riesgo de una secularización que penetra también dentro de la Iglesia, que puede traducirse en un culto eucarístico formal y vacío, en celebraciones a las que les falta esa participación del corazón que se expresa en la veneración y respeto de la liturgia. Siempre es fuerte la tentación de reducir la oración a momentos superficiales y apresurados, dejándose dominar por las actividades y por las preocupaciones terrenales. Cuando, dentro de poco, recitemos el Padrenuestro, la oración por excelencia, diremos: "Danos hoy nuestro pan de cada día", pensando naturalmente en el pan de cada día para nosotros y para todos los hombres. Sin embargo, este ruego contiene algo más profundo. El término griego epioúsios, que traducimos como "diario", podría aludir también al pan "supra-sustancial", al pan "del mundo que vendrá". Algunos Padres de la Iglesia han visto en esto una referencia a la Eucaristía, el pan de la vida eterna que se nos da en la santa misa, para que desde ahora el mundo futuro comience en nosotros. Con la Eucaristía el cielo viene a la tierra, el mañana de Dios desciende al presente y el tiempo es como abrazado por la eternidad divina.

Queridos hermanos y hermanas: como cada año, al final de la santa misa, se desarrollará la tradicional procesión eucarística y elevaremos, con las oraciones y los cantos, una imploración conjunta al Señor presente en la Hostia consagrada. Le diremos en nombre de toda la ciudad: ¡Quédate con nosotros Jesús, entrégate a nosotros y danos el pan que nos alimenta para la vida eterna! Libera a este mundo del veneno del mal, de la violencia y del odio que contamina las conciencias, purifícalo con la potencia de tu amor misericordioso. Y tú, María, que has sido mujer "eucarística" durante toda tu vida, ayúdanos a caminar unidos hacia la meta celestial, alimentados por el Cuerpo y la Sangre de Cristo, pan de vida eterna y remedio de la inmortalidad divina ¡Amén!


viernes, junio 12, 2009

¿HAY QUE VOTAR A POLITICOS ABORTISTAS?

¿Es pecado votar por un político que promueve el aborto?
Al referirse a políticos y promoción me imagino que estamos hablando de democracia. Vamos a enmarcar esta pregunta en el caso de un país democrático en donde los habitantes ejercen su derecho de voto para elegir a las personas que los representarán en el quehacer político.
Una democracia no se define por la ciega aplicación de la regla de la mayoría, como comúnmente se cree. Imagínese usted donde quedaríamos los gordos, los flacos, los calvos si la mayoría decidiese una acción penal contra todos los que adoleciéramos de alguna de las situaciones (no voy a llamar defectos) antes mencionados. Una democracia se define por la voluntad de desterrar privilegios y discriminaciones en nombre de una dignidad que es igual para todos los hombres. Podemos entonces decir que toda democracia se basa en el hecho de que reconoce una misma dignidad para todos los seres humanos, simplemente por el hecho de que son eso: seres humanos. Esta dignidad le da a las personas unos derechos y el Estado democrático debe reconocerlos y respetarlos. Esos derechos no están subordinados ni a los políticos, ni a los padres, ni tampoco son una concesión de la sociedad o del Estado: pertenecen a la naturaleza humana.
Uno de estos derechos es el del respeto a la vida. Por el hecho de ser concebido, ese pequeño embrión, microscópico, insignificante, contiene en sí una vida humana y por lo tanto debe ser respetada y protegida. Cuando un Estado democrático decide eliminar una porción de seres humanos está negando la igualdad de todos ante la ley. Si el Estado no pone su poder al servicio de los derechos de todos los ciudadanos y particularmente de quien es más débil, quebranta entonces los fundamentos mismos del derecho. De ahí al totalitarismo, no hay más que un paso. ¿Cuál es la diferencia entre eliminar judíos o niños no nacidos? ¿Existe alguna justificación para deshacerse de hombres y mujeres de la tercera edad improductivos para el Estado o niños que vengan al mundo con algún defecto genético? ¿Bajo qué argumentos se decide quién vendrá o no vendrá al mundo? ¿Sólo los niños rubios de ojos azules?
Cuando un partido político o un hombre que hace política promueve el aborto bajo cualquier justificación, está atentando contra las mismas bases del Estado, pues queriendo o no queriendo, pone a los niños no nacidos en una categoría aparte, en una categoría diferente a la de los demás seres humanos. Podrá justificarse diciendo que el no nacido es parte del cuerpo de su madre, que el no nacido no es un ser humano completo porque aún no puede valerse por sí mismo, que la eliminación de los no nacidos es el único camino viable para reducir el alto índice demográfico de su país y así alcanzar altos niveles de bienestar, que es un camino de conmiseración para la mujer que ha sido violado y que no quiere el hijo fruto de un acto violento. Podrá decir lo que quiera para atraer el mayor número de votos, pero en última instancia está poniendo en una segunda categoría de seres humanos a los niños no nacidos.
Un católico deberá estar siempre a favor de la vida por el hecho mismo de que la vida es un don de Dios y no está en manos de ningún hombre el darla o quitarla. Dar su voto por alguien que promueve el aborto, en igualdad de circunstancias, equivale a cooperar con el aborto, por lo tanto se iría en contra del mandamiento “No matarás”. Pero habrá que analizar bien cada situación. ¿Cuál es la propuesta alternativa de los otros partidos? ¿Las otras posturas no estarán atentando contra otros derechos fundamentales del hombre? ¿Solamente ese partido es el que atenta contra la vida a través de la promoción del aborto?
Hubo en la historia contemporánea el caso de un hombre que supo ser fiel a su conciencia y no emitió su voto a favor del aborto. Se trata del Rey Balduino de Bélgica. El 6 de noviembre de 1989 el Senado de su país había aprobado una de las leyes más laxas sobre el aborto y el 29 de marzo del siguiente año, la aprobó también la Cámara. Faltaba únicamente la firma de él para que la ley pudiera aplicarse. En un hecho sin precedentes el Rey Balduino, el 30 de marzo de 1990 envió una carta al Primer Ministro de su país explicando las razones de conciencia por las cuales no podía firmar dicha ley. “Temo que este proyecto provoque una disminución sensible del respeto de la vida de aquellos que son más débiles. Comprenda usted porqué, por todo ello, no quiero asociarme a esa ley (...) pues estimo que asumiría una cierta corresponsabilidad

jueves, junio 11, 2009

AÑO SACERDOTAL

EL CARDENAL HUMMES ESCRIBE A LOS SACERDOTES EN EL AÑO SACERDOTAL Queridos sacerdotes:El año sacerdotal, promulgado por nuestro amado Papa Benedicto XVI, para celebrar el 150 aniversario de la muerte de san Juan María Bautista Vianney, el Santo Cura de Ars, está a punto de comenzar. Lo abrirá el Santo Padre el día 19 del próximo mes de junio, fiesta del Sagrado Corazón de Jesús y de la Jornada Mundial de Oración para la santificación de los sacerdotes. El anuncio de este año especial ha tenido una repercusión mundial eminentemente positiva, en especial entre los mismos sacerdotes. Todos queremos empeñarnos, con determinación, profundidad y fervor, a fin de que sea un año ampliamente celebrado en todo el mundo, en las diócesis, en las parroquias y en las comunidades locales con toda su grandeza y con la calurosa participación de nuestro pueblo católico, que sin duda ama a sus sacerdotes y los quiere ver felices, santos y llenos de alegría en su diario quehacer apostólico.Deberá ser un año positivo y propositivo en el que la Iglesia quiere decir, sobre todo a los sacerdotes, pero también a todos los cristianos, a la sociedad mundial, mediante los mass media globales, que está orgullosa de sus sacerdotes, que los ama y que los venera, que los admira y que reconoce con gratitud su trabajo pastoral y su testimonio de vida. Verdaderamente los sacerdotes son importantes no sólo por cuanto hacen sino, sobre todo, por aquello que son. Al mismo tiempo, es verdad que a algunos se les ha visto implicados en graves problemas y situaciones delictivas. Obviamente es necesario continuar la investigación, juzgarles debidamente e infligirles la pena merecida. Sin embargo, estos casos son un porcentaje muy pequeño en comparación con el número total del clero. La inmensa mayoría de sacerdotes son personas dignísimas, dedicadas al ministerio, hombres de oración y de caridad pastoral, que consuman su total existencia en actuar la propia vocación y misión y, en tantas ocasiones, con grandes sacrificios personales, pero siempre con un amor auténtico a Jesucristo, a la Iglesia y al pueblo; solidarios con los pobres y con quienes sufren. Es por eso que la Iglesia se muestra orgullosa de sus sacerdotes esparcidos por el mundo.Este año debe ser una ocasión para un periodo de intensa profundización de la identidad sacerdotal, de la teología sobre el sacerdocio católico y del sentido extraordinario de la vocación y de la misión de los sacerdotes en la Iglesia y en la sociedad. Para todo eso será necesario organizar encuentros de estudio, jornadas de reflexión, ejercicios espirituales específicos, conferencias y semanas teológicas en nuestras facultades eclesiásticas, además de estudios científicos y sus respectivas publicaciones.El Santo Padre, en su discurso de promulgación durante la Asamblea Plenaria de la Congregación para el Clero, el 16 de marzo pasado, dijo que con este año especial se quiere "favorecer esta tensión de los sacerdotes hacia la perfección espiritual de la cual depende, sobre todo, la eficacia del ministerio". Especialmente por eso, debe ser una año de oración de los sacerdotes, con los sacerdotes y por los sacerdotes; un año de renovación de la espiritualidad del presbiterio y de cada uno de los presbíteros. En el referido contexto, la Eucaristía se presenta como el centro de la espiritualidad sacerdotal. La adoración eucarística para la santificación de los sacerdotes y la maternidad espiritual de las religiosas, de las mujeres consagradas y de las mujeres laicas hacia cada uno de los presbíteros, como propuesto ya desde hace algún tiempo por la Congregación para el Clero, podría desarrollarse con mejores frutos de santificación.Sea también un año en el que se examinen las condiciones concretas y el sustento material en el que viven nuestros sacerdotes, en algunos casos obligados a subsistir en situaciones de dura pobreza.Sea, al mismo tiempo, un año de celebraciones religiosas y públicas que conduzcan al pueblo, a las comunidades católicas locales, a rezar, a meditar, a festejar y a presentar el justo homenaje a sus sacerdotes. La fiesta de la comunidad eclesial es una expresión muy cordial, que exprime y alimenta la alegría cristiana, que brota de la certeza de que Dios nos ama y que hace fiesta con nosotros. Será una oportunidad para acentuar la comunión y la amistad de los sacerdotes con las comunidades a su cargo.Otros muchos aspectos e iniciativas podrían enumerarse con el fin de enriquecer el Año Sacerdotal. Al respecto, deberá intervenir la justa creatividad de las Iglesias locales. Es por eso que en cada Conferencia Episcopal, en cada Diócesis o parroquia o en cada comunidad eclesial se establezca lo más pronto posible un verdadero y propio programa para este año especial. Obviamente será muy importante comenzar este año con una celebración significativa. En el mismo día de apertura del Año Sacerdotal, el día 19 de junio, con el Santo Padre en Roma, se invita a las Iglesias locales a participar, en el modo más conveniente, a dicha inauguración con un acto litúrgico específico y festivo. Serán bien recibidos todos aquellos que, en ocasión de la apertura, podrán estar presentes, con el fin de manifestar la propia participación a esta feliz iniciativa del Papa. Sin duda, Dios bendecirá este esfuerzo con grande amor. Y la Virgen María, Reina del Clero, intercederá por todos vosotros, queridos sacerdotes.Cardenal Claudio Hummes

martes, junio 09, 2009

EL CELIBATO SE ASUME LIBREMENTE COMO LA FIDELIDAD CONYUGAL

El arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, destacó que la fidelidad al don del celibato se construye y se logra “en la fe, en oración profunda”; y con la ayuda de Dios “no sólo es relativamente fácil sino gozoso”. Tras señalar que “el celibato se asume libremente, como libremente los que se casan dan el consentimiento matrimonial y se comprometen a la fidelidad conyugal”; recordó que “la razón principal por la cual la Iglesia reserva la ordenación sacerdotal a aquellos varones que han recibido de Dios el carisma de la castidad perfecta es porque quiere que sus ministros, aquellos que van a servir al pueblo de Dios como pastores y maestros, asuman el mismo estado de vida que vivió Jesucristo”. El prelado platense reconoció sin embargo que se hace difícil comprender el celibato, porque se “mira desde fuera estas realidades nobles y sanas; piensa que es difícil vivirlas porque estamos sumergidos en una cultura artificialmente erotizada en la cual parece que el sexo se ha convertido en una obsesión”. “Mucha gente vive así, desgraciadamente, y es cierto que muchos medios de comunicación, vulnerando el más elemental sentido del pudor, banalizan el misterio de la sexualidad humana y se burlan de la virtud”, lamentó en su reflexión semanal por televisión. El arzobispo sostuvo que “es lógico que no se entienda el valor del celibato y la posibilidad de practicarlo”, pero destacó que “la mayoría de los sacerdotes, que lo viven con fidelidad, y los fieles que tienen esa sensibilidad propia de la fe se dan cuenta de que no es tan difícil, sino que es relativamente fácil si el celibato se vive en la fe, en oración profunda”. “Si un sacerdote quiere vivir una vida mundana, quiere vivir como cualquier persona del mundo entonces sí le será muy difícil y muy pesado el celibato –advirtió-. Pero si vive con abnegación su entrega total a Cristo y a sus hermanos, verá que, con la ayuda de Dios, no sólo es relativamente fácil sino es gozoso y es el secreto de una auténtica paternidad espiritual. Por eso, sobre todo, los fieles pueden llamar padre al sacerdote”. Por último, monseñor Aguer consideró que la gente, católicos o no, plantean dudas sobre el celibato porque no es correcto preguntarse, como se hace, “por qué no se casan los curas”, sino porque el interrogante debería ser otro: ¿Por qué la Iglesia no ordena sacerdotes a hombres casados?”.+

domingo, junio 07, 2009

BENEDICTO XVI HABLA DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

VATICANO, 07 Jun. 09 (ACI).-Miles de fieles y peregrinos se dieron cita en la Plaza de San Pedro a pesar del mal tiempo para rezar el Ángelus dominical con el Papa Benedicto XVI, quien en sus palabras introductorias afirmó que todo en el mundo proviene del amor, tiende al amor y se mueve impulsado por el amor"."Dios es amor, 'no en la unidad de una sola persona sino en la Trinidad de una sola sustancia': es Creador y Padre misericordioso; es Hijo Unigénito, eterna Sabiduría encarnada, muerto y resucitado por nosotros; es finalmente Espíritu Santo, que todo mueve, cosmos e historia, hacia la plena recapitulación final", dijo el Pontífice al reflexionar sobre el misterio de la Trinidad.Asimismo, resaltó que "las tres Personas son un solo Dios porque el Padre es amor, el Hijo es amor, el Espíritu es amor", y que "es todo y solo amor, amor purísimo, infinito y eterno".Más adelante meditó sobre la creación cual manifestación de la Trinidad divina, en cuanto que "todo el ser, hasta sus últimas partículas, es ser en relación, y así hace ver al Dios-relación. Todo proviene del amor, tiende al amor y se mueve impulsado por el amor". "La prueba más grande que somos hechos a imagen de la Trinidad es esta: solo el amor nos hace felices, porque vivimos en relación, y vivimos para amar y para ser amados", concluyó el Santo Padre.El Papa también recordó a los fieles que tras el tiempo pascual "la liturgia prevé tres solemnidades del Señor: hoy, la Santísima Trinidad; el próximo jueves la del Corpus Domini, que en muchos países es celebrada el próximo domingo; y, finalmente, el viernes sucesivo, la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús. Cada una de estas evidencia una perspectiva desde la cual se abraza la totalidad del misterio de la fe cristiana"."La Virgen María –continuó el Papa- acogió la voluntad del Padre, concibió al Hijo por obra del Espíritu Santo. En Ella el Omnipotente se ha construido un templo digno de Él, y lo ha hecho el modelo y la imagen de la Iglesia, misterio y casa de comunión para todos los hombres".Tras rezar el Ángelus el Papa saludó a los presentes en diversos idiomas e impartió su Bendición Apostólica.

14 DE JUNIO. COLECTA ANUAL DE CÁRITAS

Acercá tu ayuda a tu parroquia. Consultar por internet: www.caritas.org.ar

sábado, junio 06, 2009

EL NUEVO PAGANISMO ES ANTICRISTIANO Y ANTIHUMANO

El obispo auxiliar de La Plata, monseñor Antonio Marino. exhorto a los jovenes que no se dejen aturdir por cualquier propuesta
El prelado destacó la presencia de “tantos jóvenes que a pesar de la lluvia han aceptado la invitación de reunirnos en esta Vigilia de Pentecostés, para reflexionar sobre nuestros compromisos de cristianos y nuestra misión en la sociedad; para rezar y cantar; para celebrar la santa Eucaristía e implorar la venida del Espíritu Santo”. “Lo que sucedió en María en la Anunciación -dijo en la homilía- , fue un anticipo de lo que sucedería en toda la Iglesia en Pentecostés. Y lo que fue obrado en ella sigue siendo el modelo de lo que acontece también en el Pentecostés permanente de la Iglesia a lo largo de los siglos, en la historia de santidad. El misterio de Pentecostés puede acontecer también esta noche, si imitamos la fe de la Virgen y, dóciles al Espíritu, abrimos de par en par las puertas de nuestro corazón a la Palabra divina”. Tras subrayar la necesidad de “que el Espíritu venga sin cesar a nuestras vidas para vencer la tentación, para perseverar en las buenas obras, para ir en sentido contrario a la gran corriente del mundo, como supieron ir las primeras generaciones de los mártires cristianos”, monseñor Marino advirtió que “vivimos tiempos donde hay un fuerte oleaje de nuevas formas de paganismo, que no sólo es anticristiano, sino profundamente inhumano” y sostuvo que “en la televisión y la radio, en el periodismo escrito de diarios y revistas, en la enseñanza escolar y en la cátedra universitaria, se alzan voces de fuerte crítica y ataque frontal a los valores cristianos, valores que son en realidad sencillamente humanos”. En ese sentido manifestó: “Se cambia el nombre verdadero de las cosas por otro más edulcorado y falso. A la invitación al desenfreno se la llama ‘salud reproductiva’, al aborto procurado se lo nombra como ‘interrupción del embarazo’ o bien ‘aborto terapéutico’ (donde la terapia consiste en el asesinato de un niño inocente, que debería ser recibido con amor, pero que es rechazado por el entorno), y lo que es en sí mismo un crimen abominable, es presentado como ‘derecho de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo’. Las uniones antinaturales son elogiadas como ‘conquista de la libertad’, y el considerarlas como grave desorden objetivo es sancionado como ‘discriminación’. A la fornicación por uniones transitorias y sin compromiso se la designa como ‘vivir en pareja’, y a la violación del derecho de los padres a decidir sobre la educación de los hijos, se la pretende llamar ‘educación para la ciudadanía’”.

Por ese motivo, el pastor exhortó a los jóvenes a que “sean fieles a Jesucristo y aprendan a luchar”. Agregó que “Él nos promete una gran alegría y una gran recompensa”, explicó que “no vino para impedir nuestra felicidad sino para indicarnos el camino” y les recordó que “no nos dejó solos, nos dio su Espíritu para llenarnos de su fuerza”. “Por el dinamismo de su juventud -prosiguió- ustedes miran hacia el futuro. En lo más profundo de sus corazones existe un anhelo de felicidad. Ustedes quieren vida en plenitud. Pero hay falsos maestros y falsos guías. No se dejen aturdir por cualquier propuesta. Piensen en los compromisos adquiridos en los sacramentos del Bautismo y de la Confirmación, por los cuales todos estamos llamados a renovar este mundo y a edificar el Cuerpo de Cristo que es la Iglesia”. El obispo recomendó a los jóvenes frecuentar el sacramento de la Reconciliación y sentir “el gozo y el privilegio de participar siempre en la Eucaristía de cada domingo, alimentándose con la Palabra divina y el Pan de la vida eterna”, los instó a pedir a Dios “que por medio de su Espíritu les muestre sus caminos” y los alentó a que “si llegara a mirarlos con ojos de predilección, pidiéndoles un seguimiento más radical, no le cierren el corazón”.+

viernes, junio 05, 2009

LA PEREGRINACIÓN DIOCESANA A LA BASÍLICA DE LUJÁN SE REALIZARÁ EL 5 DE SEPTIEMBRE


El Sábado 5 de Septiembre se realizará la tradicional peregrinación a la Basílica Nacional de Luján. Las comunidades parroquiales de la diócesis ya comenzaron a trabajar en las contrataciones de los micros para trasladar a los fieles hasta el Santuario Nacional. Como cada año la peregrinación cuenta con la presencia del Obispo y de los sacerdotes que acompañan a sus comunidades. Se llegará a la terminal de Luján a las 08:00 hs. para comenzar la procesión hasta las puertas de la basílica donde se rezará la Misa pidiendo a la Virgen por las necesidades del pueblo pampeano. Por la Tarde se realizará la peregrinación con la imagen de María de Luján y la Adoración Eucarística correspondiente, para finalizar la jornada con la bendición y los aplausos a María. La peregrinación congrega anualmente entre 1500 y 2000 pampeanos.

COMO COMENZARÁ EL AÑO SACERDOTAL EN LA DIÓCESIS


En nuestra Diócesis el Año sacerdotal comenzará con una Misa Conselebrada por el Obispo y los sacerdotes en la Iglesia Catedral el día 29 de Junio de 2009, festividad de San Pedro y San Pablo. Durante la celebración el Obispo Mario Poli hará el anuncio oficial del año sacerdotal en nuestra Diócesis y dará un mensaje a los sacerdotes en torno a este tema. La Misa esta prevista para las 19:30 hs. Linda ocasión para acompañar a nuestros sacerdotes desde las distintas comunidades y para comprometerse a rezar por todos ellos. Además se clausura el año paulino.

jueves, junio 04, 2009

A REZAR POR NUESTROS SACERDOTES


Desde el 19 de junio del 2009, solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, al 19 de junio del 2010; se celebrará un especial año sacerdotal. "Fidelidad de Cristo, Fidelidad del Sacerdote", es el tema y el lema propuesto por el Santo Padre Benedicto XVI para este año sacerdotal. El año santo sacerdotal culminará en Roma con un encuentro mundial de sacerdotes en la Plaza de San Pedro. Durante este año jubilar el Papa proclamará al Santo Cura de Ars como patrono de todos los sacerdotes del mundo. Este acontecimiento nos obliga a todos a rezar con mas intensidad por nuestros sacerdotes ( ver artículo publicado anteriormente sobre el año sacerdotal). Roguemos al Señor por la fidelidad de los sacerdotes en el cumplimiento de su misión ministerial. "Mi Misa es mi vida y mi vida es una Misa prolongada" (Padre Alberto Hurtado: APARECIDA NRO. 191)

miércoles, junio 03, 2009

MES DE JUNIO: MES DEL SAGRADO CORAZON

Comenzamos hoy, el mes de junio. La tradición de la Iglesia y la piedad popular han dedicado este mes a honrar y desagraviar el Sagrado Corazón de Jesús. Esto es así en atención a que la Solemnidad del Sagrado Corazón, fijada el viernes posterior a la octava de Corpus Christi, suele celebrarse en este mes. Así mismo, desde hace varios años, se dedica este día a la Jornada de oración por el Clero.Este año, el Santo Padre, instituyó este día como inicio del Año de Oración por la santificación del Clero y ha enriquecido con innumerables indulgencias para clérigos y laicos que eleven oraciones o realicen obras pías según esta intenciónEs así como, en esta oportunidad, los cristianos deberemos intencificar nuestra devoción al Sagrado Corazón. Aquellos que no lo tengan por costumbre, sería muy conveniente que comiencen en este mes la práctica de los 9 Primeros Viernes del Mes, confesando y comulgando.
Entre las muchas promesas que Jesús hizo a Santa Margarita María de Alacoque, una hay digna de particular mención, hecha en el año 1689, un año antes de su muerte. Es la duodécima de las que suelen ser publicadas en los devocionarios, y dice: ¨Te prometo, en el exceso de la misericordia de mi Corazón, que mi Amor todopoderoso concederá a todos los que comulgaren el primer viernes del mes, durante nueve meses consecutivos, la gracia de la perseverancia final; ellos no morirán en mi desgracia, ni sin haber recibido los santos sacramentos, siéndoles mi Corazón asilo seguro en aquel trance supremo¨.Dediquemos este mes a ofrecer oraciones y penitencias en honor del Corazón de Jesús. Pidámosle perdón cada día, varias veces, por nuestros pecados y los del mundo entero. Roguémosle por los clérigos, para que sean fiel reflejo del Divino Pastor, manso y humilde de corazón.Recemos las letanías del Sagrado Corazón, hagamos pequeñas visitas al Santísimo Sacramento, recitemos jaculatorias al Corazón de Jesús mientras cumplimos nuestros deberes de estado, y tratemos de difundir entre nuestros amigos, la desgraciadamente olvidada Práctica de los Primeros Viernes.Finalmente invitamos a todos los cristianos, en especial a los sacerdotes, a responder al llamado del Papa. Instamos a los clérigos a que tomando el ejemplo del Santo Cura de Ars, pasen más tiempo en el confesionario e inculquen en los fieles el amor al Sagrado Corazón de Jesús.

martes, junio 02, 2009

¿SE VIENE LA TERCERA JORNADA DIOCESANA DE MONAGUILLOS?


En la última reunión del decanato sur y entre algunas propuestas se habló de la Jornada Diocesana de Monaguillos que fue interrumpida el año pasado, la última se realizó en Santa Rosa en el 2007. El Padre Sergio propuso al Obispo para que este año no pase sin poder realizarla, pero pidió la posibilidad de hacerla en la zona sur, precisamente en la localidad de Guatraché, donde es párroco y tendría los medios y la ayuda para organizarla sin mayores dificultades. La idea gustó mucho al Obispo y dio su visto bueno conjuntamente con todos los sacerdotes de la zona sur. Como ya existe quienes se dedican a la Pastoral de niños en la Diócesis, el Padre Mariano Cestac y el Sem. Ignacio Garcia, se les pediría a ellos la organización pastoral de la misma y la comunidad de Guatraché el apoyo logístico y difusión de la Jornada. La fecha para la realización sería el 25 y 26 de julio al finalizar las vacaciones de invierno. Comenzaría con el sábado 25 por la mañana y culminaría el domingo 26 después del mediodía. Si bien, todavía hay muchas cosas que concretar, ya estamos invitando a todos los párrocos para que vayan entusiasmando a los monaguillos a participar y a prepararse, por que no faltará el clásico campeonato de fútbol. Mantendremos con mas información acerca de las novedades y pronto les llegará la invitación y afiches de la Jornada.

LAS RELIQUIAS DE DON BOSCO EN LA PAMPA

Con ocasión de los 150 años de la fundación de la Congregación Salesiana ha partido de la Basílica de María Auxiliadora de Turín (Italia) la insigne reliquia de Don Bosco que realiza una peregrinación a lo largo de 130 paises en los que está presente el carisma salesiano. En la primer etapa y en un viaje de mas de dos años recorrerá Chile y Argentina. Pasando por La Pampa con el siguiente programa 13 y 14 de agosto por General Acha y Santa Rosa.

REUNIÓN DEL DECANATO SUR


Los Sacerdotes del Decanato Sur se reunieron el 2 de junio en la localidad de San Martín para realizar la jornada mensual de reflexión y encuentro fraternal. La misma comenzó con una oración delante de Jesús Sacramentado y el rezo de tercia. terminada la oración el Padre Anselmo Gaspari compartió con los sacerdotes una introducción general para la lectura del documento de "Aparecida", que terminó con una puesta en común llevando el contenido de la misma a las distintas realidades parroquiales. También se habló de la participación activa de los fieles en las comunidades y de proponer ideas para difundir el compromiso de los mismos en la misión de la Iglesia. Se compartieron experiencia de parroquia y se habló de una posible Tercera Jornada Diocesana de Monaguillos a realizarse en la zona Sur, teniendo como Sede Guatraché. El Obispo Mario Poli invitó a los sacerdotes a prepararse para el retiro del 27 de Julio y a difundir en las parroquias la Colecta Nacional de Cáritas. La reunión culminó con un almuerzo que el padre Benito, párroco de General San Martín, brindó a los sacerdotes.