domingo, junio 06, 2010

ORACIÓN, REPARACIÓN Y DESAGRAVIO POR LA PROFANACIÓN DEL SAGRARIO EN EL TEMPLO DE CATRILÓ

El martes 1º de junio, el padre Juan Carlos Cipolla, con dolor y tristeza me informó que habían profanado el Sagrario de su parroquia en Catrilo. Primero percibió que faltaba la llave del Sagrario en su lugar habitual, luego con un duplicado constató que en el copón, que el mismo había reservado durante la Santa Misa vespertina del día domingo último, notablemente faltaban formas consagradas. El sagrario no fue violentado –ni tampoco se llevaron los vasos sagrados existentes en él, ni el ostensorio-, lo cual hace pensar que el mismo que substrajo la llave de la sacristía es el que cometió este nefando y horrible sacrilegio, por tratarse de la presencia real de Nuestro Señor.

En el mismo día, el párroco informó a la comunidad y la convocó a unirse en oración de reparación y desagravio por el sacrílego hecho contra la Divina Eucaristía.

No está demás decir, que aunque no conocemos la finalidad de este gravísimo sacrilegio, si el autor o los autores que llevaron el Santo Cuerpo de Cristo son bautizados y están en su sano juicio, han incurrido en excomunión latae sententiae, reservada a la Sede Apostólica (CIC c. 1367). Como además es un delito civil, le solicité al párroco que haga la denuncia a la autoridad pública en su medio.

Al enterarlos de este doloroso acontecimiento, los comprometo a Uds. hermanos sacerdotes, para que reúnan a sus comunidades y las convoquen para ofrecer la devota oración reparadora al Santísimo Sacramento, uniéndonos espiritualmente a los sacerdotes y fieles de Nuestra Señora de Luján, que ciertamente están consternados por el ultraje ocurrido.

Esta vez, la preparación para la Solemnidad del Corpus Christi y su testimonial procesión por las calles de nuestra ciudad, tendrán la sentida oración por la conversión de los culpables y la integra devolución del Cuerpo del Señor que se llevaron.

Confiado en la oración de Uds. los bendigo de corazón.

Cordialmente, en Jesús, María y José.

+Mario Aurelio Poli

Obispo de Santa Rosa

1 comentario:

adriana dijo...

Lamento lo ocurrido enormemente.- Habra que rezar mas.